martes, abril 25, 2006

Paris, mon amour

Casi un año después, por fin, he regresado a la tierra de los infieles gabachos... Tras 10 horas en coche, conducido por mis dos progenitores, llegamos a la ciudad de la luces. Como era pronto aún, llevé al Pableras a una tiemda de Warhammer y, tras ver las pedazo de cacho de trozo de maquetas que allí tienen, y luego quedamos con los papis en la fuente de Saint Michel, donde, además de buen tiempo, encontramos multitud de musiquillos callejeros. Esa noche recojimos pronto, tras una leve cenita y no tan leve paseillo por el barrio latino.
Al día siguiente, tocaba cumplir una de las innumerables promesas que hago, y que también cumplo. Así que, coincidiendo con el cumpleaños del Pableras, nos fuimos al Parque de Asterix, y he aquí la prueba que lo atestigua. Por suerte, era jueves y apenas habia gente, así que, aunque son muy lentos a la hora de montar a la gente en las atracciones, nos dio tiempoa montarnos en muchas cosas y no tuvimos que esperar mucho. No se con qué me divertí más, si con la gran cantidad de atracciones que hay, o más bien comprando pues, a parte de la gran cantidad de encargos y regalillos que tenia que comprar, mi naturaleza femenina siempre tira mucho cada vez que entro en una tiendecilla, más aún de recuerdos. Pero, he de ser sincera, lo mejor fue hacer la inmensa cantidad de tonterías que hicimos el Pableras y yo, y es que ya os enseñaré el documento completo, pues ninguna de las fotos que hice tiene desperdicio...
Al día siguiente, fffff, día movido... Cerrar mi cuenta del banco, Museo de la Edad Media (con la Dama del Unicornio), Montmattre, Sacre Coeur, Moulin Rouge, Moulin de la Galette, Les deux Moulins.... Como podeis ver, no he parado quieta para dos días (bueno, cinco) que he estado. No hay fotos de otras cosas que he hecho pero, ante todo, ¡de compras con mi mami!, je, je. Y con mi papi también, que nos trajimos, queso, paté, croissants...
Y, como no, no puedo dejar de nombrar las noches (más que otra cosa) que he estado con mis chicas del Norte y amigos. Fuimos a la Cité Universitaire, a la Bout aux Cailles (o como se escriba, que un año allí y aún no lo sé), al café Banal, de cena por el Marai (la foto de las moules o los mejillones) y también, como no, perdidos por Paris. Breve, pero intenso. Viendo y reviendo estas y otras fotos más antiguas, deseando volver con los de siempre y los nuevos a esta ciudad que tanto me ha dado, pues, como siempre me recuerda mi madre, "A mi siempre me quedará Paris."

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Javier said...

Gracias una vez más por la camiseta que me trajiste.
Un beso!!
A ver si vuelvo yo algun día a ver a los franchutes.

18:31  
Blogger Cris said...

Que envidia!! Tiene que ser una ciudad preciosa... algún día iremos y esperamos tenerte de guia :P

20:18  

Publicar un comentario

<< Home